Queen, su trayectoria de vida

Empezamos nuestros comentarios sobre lo que pudimos ver en el Festival In-Edit haciendo referencia al documental que pretende ser la biografía definitiva del mítico grupo Queen. Days of our lives, adopta el título de una de las últimas composiciones de la banda para ofrecer un trabajo transversal sobre la historia de Queen. En base a entrevistas con los miembros de la banda – con la notable ausencia de John Deacon, retirado de la escena musical, y obviamente tirando de archivo para recoger comentarios de Freddie Mercury- y de otros personajes del entorno del grupo, se va mostrando una historia ordenada cronológicamente y con la profesionalidad habitual que destila una producción de la BBC.
¿Suena aburrido? pues no lo es para nada. Tanto para los queenófilos declarados como yo como para cualquier otro espectador, la historia de Queen engancha por sus divertidas anécdotas, por la sinceridad al expresar sus errores y por el emotivo final de Freddie Mercury. Los testimonios de Brian May y Roger Taylor arrojan nuevos matices sobre las anécdotas más conocidas del grupo: los inicios glam del grupo, su difícil relación con la prensa, la llegada del éxito con Bohemian Rhapsody A night at the opera, la fiesta donde supuestamente había enanos con bandejas con coca sobre sus cabezas, sus polémicos concietos en Argentina durante la dictadura de Videla y en Sudáfrica mientras estava vigente el Apartheid, el denostado disco Hot Space, los escarceos amorosos de Freddie en Munich.

Teniendo en cuenta que el film intenta cubrir la extensa biografía de la banda, quizá los fans más exigentes encuentren demasiada superficialidad en los pasajes más destacados del grupo. Pero era imposible abarcar en toda su dimensión cada aspecto de la historia de Queen. Por ejemplo, ya sólo la creación de A night at the opera dio para un grandísimo documental dentro de la serie “Classic Albums”.

Eché de menos algunas historias de la historia, como por ejemplo ofrecer más detalles sobre la colaboración de la banda en las películas Flash Gordon Los Inmortales, que dieron lugar a la creación del álbum homónimo en el primer caso y de A Kind of Magic (1986) en el segundo, pero los olvidos son mínimos: todas las historias se van tejiendo sin prisa pero sin pausa y el resultado es un documental que prescinde de cualquier artificio innecesario o experimento creativo. Se limita a contar una historia que merece ser contada y rodar un documental que merece ser visto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *